Consejos

Estas son las enseñanzas y aprendizajes que me deja el 2021

Este año fue una ruleta rusa de emociones y quiero hablar de ello en este blog post. El pasado 2020 decidí iniciar esta tradición de finalizar el año con un artículo reflexivo, dejando enseñanzas y aprendizajes importantes que quizás resuenen contigo.

Así como el año pasado la palabra que más definió el 2020 (a mi parecer) fue CAOS, este año para mi la palabra es ESPERANZA. No tanto por el cliché de ser “lo último que se pierde”, sino también por sentirme cada vez más preparada y emocionada con mi futuro pese a los obstáculos que he atravesado.

Te dejo entonces aquí algunas lecciones para que reflexionemos juntos y así le demos la bienvenida al 2022.

Hice las pases con el pasado

El inicio de este año fue un poco tormentoso no solo por la pandemia, sino por todo el revuelo que hubo relacionado a algunos temas emocionales en mi vida personal. Para variar, a pocos meses de iniciar este año, se viralizó el tema del #MeToo en Venezuela, lo que no solo trajo a la luz espantosos recuerdos de mi pasado, sino también traumas que había “sepultado”.

Fue una marejada de pensamientos y ataques de pánico que hicieron que cerrara mis redes sociales por varios días antes de reincorporarme al ritmo de siempre. 

Fue también un tormento con mi ansiedad por entender que mi mente había borrado muchas experiencias en mi vida justamente por ser traumáticas. Fue poco a poco aclarar esos recuerdos y así visualizar la enorme cantidad de cosas “feas” que tuvo mi pasado…

Pero, casualmente seguía en terapia, y eso me ayudó a finalmente hacer las paces con mi pasado, y creo que es clave en este listado de enseñanzas y aprendizajes. 

Por muchos años suprimí mi yo adolescente porque la consideré “una pesadilla”. Una persona impulsiva, torpe, rencorosa, y hasta egoísta…cuando en realidad solo fue una jovencita que estaba buscando SOBREVIVIR con las pocas herramientas que tenía (ya de eso quizás hable luego…).

Te recuerdo que siempre estamos en crecimiento, en constante cambio, en constante aprendizaje. No le tengas rencor a tu pasado, ni creas que fue algo “feo” que tuviste. Fue parte de ti, estabas haciendo lo mejor que podías con lo que tenías.

Viajar me dio el mayor alivio del año

Cusco

Con toda la tormenta emocional que trajo el #MeTooVenezuela en mi vida, justo coincidió un plan que tenía con mi prometido, y ese era viajar a Cusco. Fue como anillo al dedo para darme un verdadero respiro de tantas cosas que estaba pasando.

Viajar es una de las cosas más placenteras del mundo, sin dudarlo, y puede ser bastante reparador para reencontrarte contigo mismo. Pero hey, no hace falta viajar a otro país, puede ser a otro estado, otra provincia, o incluso solo explorar nuevos lugares en tu ciudad. La clave es explorar algo nuevo para darle un giro a tu vida.

Cusco para mi fue una experiencia inolvidable. No solo por todo el valor histórico, sino por las preciosuras naturales que pude observar. Me sentí en paz, en total tranquilidad. Era lo que más necesitaba en ese momento.

Además, fue en ese viaje que Kevin (mi ahora prometido) me propuso matrimonio.

Te dejo aquí más detalles de cómo fue este viaje (+ consejos para ir a Cusco).

Hablando de enseñanzas y aprendizajes, no olvides nunca quién eres…

Otra enseñanza importante que me dejó este 2021 es no dejar de ser yo misma. Es algo que ya venía trabajando desde el 2020, pero que este año lo reforcé bastante, al punto de alejarme poco a poco de personas que no aceptaran quién era.

Todos tenemos gustos y preferencias diferentes, eso es normal, y por eso es tan importante respetarlas, salvo que sean supuestas preferencias que en realidad atentan los derechos de otros (ejemplo, que “no te guste” que alguien sea homosexual…) 

Del resto, si tienes que callar tu voz y suprimir quién eres solo por encajar con otros, ALÉJATE. Nadie merece silenciarte ni menospreciarte solo porque tienes gustos diferentes.

Yo admito que me encantan varias canciones de Coldplay e Imagine Dragons, que mi comfy tv show es Friends, que adoro comer aceitunas, y que amo la música de los 80s, por ejemplo. Muchas personas me han juzgado por eso, pero no tengo por qué silenciar esos gustos solo porque a otros les parecen “patéticos”, sobre todo si no obligo a nadie a que le guste lo mismo que yo. 

Haz lo mismo. Sé tu mismo sin importar lo que digan los demás.

Está bien cerrar ciclos con algunas personas

Otras de las enseñanzas y aprendizajes que hay que anotar: cerrar ciclos. Y esto va como continuación del punto anterior…

Este 2021 comprendí que muchas cosas que buscaba en otras personas, las tenía yo misma, y que sigo siendo mi mayor prioridad. Por eso, si en algún punto alguna amistad o ser querido se convierte en una carga emocional, no tiene nada de malo alejarme y cerrar ese ciclo.

Pero ¡OJO! eso no significa enemistarte con esa persona, o “ghostearla” si es un amigo del alma. Es simplemente dejar las cosas claras en cuanto a sus diferencias, y si no hay forma de que ambos puedan continuar la relación…dejarla, para bien.

No tienes que estar bien siempre con todo el mundo. Las amistades, noviazgos, etc. no tienen que ser PARA SIEMPRE. Si en algún punto prefieres cerrar ciclos con alguien ¡HAZLO!

Cuidar plantitas es como cuidar el cuerpo 

Este año decidí por fin comprar plantas, concretamente, suculentas y plantas de fácil cuidado. Pero, para mi sorpresa, no me fue tan bien como esperaba al principio…

Compré una planta de Jade, pedí consejos a lo loco y ni siquiera indagué mucho en Internet sobre su cuidado. Confié en lo primero que me dijeron y al final eso terminó afectando un poco la planta (está en “cuidados intensivos” por así decirlo, porque hasta tuve que decapitarla, lol).

Con el tiempo compré otra plantita a la que le ha ido mejor (una Rhoeo) y por último otra suculenta. Pero, indagando más en internet y tomando en cuenta varios consejos de profesionales, me di cuenta que cuidar las plantas es casi lo mismo que cuidarse uno mismo…

Requiere paciencia, delicadeza, atención plena, mucho amor…mucha comprensión, sin juzgar en ningún momento a la planta

¿No te parece que es básicamente lo mismo que deberíamos hacer al cuidarnos nosotros mismos?

Es la última enseñanza que dejo de este listado de enseñanzas y aprendizajes que me marcaron este 2021. Espero te sirva para entender que TÚ primero, y luego los demás.

No eres egoísta por ser tú mismo. No eres egoísta por marcar límites sanos.

Espero que con este último post del año, puedas prepararte para recibir el 2022 con gracia.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza