Consejos

Entre lobos y serpientes: ¿Cómo tratar a la gente tóxica? + Mi experiencia final en Venevisión

Caras vemos, corazones no sabemos. Uno de los consejos más sabios que me dio mi mamá hace un buen tiempo, y la verdad que es bastante acertado. No podemos confiar en cualquiera, y a veces nos dejamos llevar por una cara inocente y una sonrisa de “nunca te fallaré”…no todos son iguales. Estaba insegura de relatarles esta experiencia en general, pero tras unas cuantas encuestas, unos cuantos sucesos, unas cuantas canciones, unos tragos y un tiempo de reflexión decidí hacerlo…solo quiero que aprendan una lección importante: No confíen ni en su sombra, pero sobre todo…siempre sean ustedes mismos. Recuerden que a veces los peores enemigos somos nosotros mismos permitiendo que otros nos lastimen.

I PREÁMBULO

Pocos lo saben, pero vamos, si ya quienes menos esperaba conocen esta faceta de mi, no me hace sentir mal que ahora ustedes lo sepan, al fin y al cabo creo que es conveniente informarlo. Desde que soy muy niña sufro de los nervios, esto me llevó a desarrollar ansiedad y con el tiempo, por diversas situaciones que se dieron en mi infancia y pre-adolescencia -y en parte cosas que simplemente no controlo de mi cerebro- también depresión, pues sí, soy una persona que padece de depresión, con toques de pasivo-agresivo, y ansiedad…claramente algo que me avergonzaba, pero a estas alturas no vale la pena ocultarlo.
Esto lo sabían pocos, no a muchos se lo comentaba, era algo demasiado privado, demasiado íntimo para siquiera dar pistas de esto.

Lo cierto es que, como conté una vez por Twitter, hace unos meses comencé a trabajar en un medio, que ahora no ocultaré cuál es: Venevisión. Un canal venezolano reconocido, con una enorme trayectoria que representa excelencia y valores históricos invaluables. Cuando me ofrecieron el cargo de redactora de noticias en este canal me emocioné muchísimo, me sentí realizada, y sí, pensé “A pesar de mis demonios internos, sé que soy más valiosa que eso, ¡qué genial lograr este puesto!”
Y así comencé mi trayectoria, muy tímida al principio, aprendiendo poco a poco y finalmente adaptándome a mi labor. Hice unas cuantas amistades, pero agarré confianza rápidamente con 3 personas en específico: Un chico melómano y músico a la vez que definitivamente a pesar de ser introvertido, es una de las personas más profesionales y geniales que conozco. Otro chico que a pesar de que pareciera inseguro consigo mismo, en realidad se valora bastante bien y no le teme a mostrar sus gustos e intereses al mundo, sobre todo porque resulta ser algo muy geek y auténtico, al menos para mi se ve así y me parece genial. El tercer chico en el que confié tenía una personalidad bastante culta aunque no lo pareciera, quizás su característica más reconocible es el acento divertido que posee debido a su procedencia. Ejerció muy bien su puesto, pero su amistad tuvo muchos límites… aunque nadie es perfecto…supongo. En sí, estas 3 personas formaron una parte importante de mi trayectoria en ese canal, no lo niego, y llegaron a conocer esa faceta “oscura” de mi vida, esos demonios que ocultaba porque yo misma confié en ellos.

LECCIÓN 1: APRENDIENDO QUE NO TODO ES LO QUE PARECE

Quiero acotar que a veces un simple gesto no es lo que parece. A veces una persona es amable contigo no porque realmente lo es, sino por un interés personal. Uno piensa muchas veces “esta persona es muy dulce conmigo, muy atenta y bastante amigable, qué genial tener un/a amigo/a” así, y la verdad…ahí caemos, engañados pensando que efectivamente eso es todo, cuando en realidad…hay algo detrás de todo esto. Casi TODOS en realidad esconden sus verdaderas intenciones.

Mis 3 compañeros, mis 3 queridos amigos del canal, mi grupo querido, los que hacían que fuese posible un grupo a “Los 4 Fantásticos” o a lo “Stranger Things” siempre fueron geniales conmigo, y creía que todos a la vez tenían las mismas intenciones y que esa amistad nunca se iba a esfumar…pero repito, nada ni nadie es perfecto, siempre hay alguien que en el fondo no nos ve de la misma manera y nos ve como algo que va más “allá”, y a veces sin querer, sin darse cuenta, debido a un simple capricho…toda la amistad se arruina.

Es extremadamente vulgar e inútil dar nombres o detalles, claro está, no soy de esas, y jamás soy de las que realmente busca herir a alguien, pero es necesario de vez en cuando drenar emociones, sobre todo si uno busca enseñar a otros. Claro que hubo alguien que me vio diferente, claro que esa persona parecía una amistad invaluable y yo llegué a pensar que lo era, aún sigo considerándolo una gran persona dentro de lo que cabe…pero vamos, las palabras son una cosa, las acciones otras.

“Piensa mal y acertarás” es otra frase que me repito y les aseguro que cuando la toman en cuenta, su vida cambia y son más detallistas con su entorno. Yo misma me dije esto con esa persona, con ese “amigo”, porque algo me decía que me veía diferente, y si bien en un principio creí que no era gran cosa, muy en el fondo algo también me decía “Esto es peligroso…quizás arruine tu confianza”, pero yo solo consideré que eso era otra vez una faceta de ansiedad toda gafa y que no tenía porque preocuparme…así que en efecto, no me preocupé, dejé que todo siguiera su curso, como si nada.

Los 4 compartimos como si nada pasara, a pesar de que con el tiempo me enteré que en efecto alguien me veía diferente, pero equis, pensé “nah, no es gran cosa, todo sigue normal”, eso quise creer al menos al principio, pero para asegurar todo decidí hablar con esta persona y de una dejar algo en claro, cito: “Pase lo que pase, prométeme que NUNCA cambiarás conmigo, por favor, no vayas a arruinar la amistad por un capricho, es todo lo que te pido…¿me lo prometes?”, y en efecto esta persona sin titubear me aseguró la promesa, a lo que yo fui confiada pensando “Excelente, todo seguirá su curso como si nada”…pero no fue así.

¿Qué podemos aprender de este caso? Fácil, ten cuidado si una persona, la cual llevas poco tiempo conociendo, te asegura máxima confianza y te trata con mucha dulzura, muchas veces tienen intereses de por medio, y es por eso que:

  • Ley del 50/50: Créete una parte, y la otra déjala a la duda.
  • Cualquier indicio excesivo de dulzura puede significar que ya no te ve como amigo/a.
  • Un halago puede parecer sencillo, pero a veces es solo un disfraz para ver si caes y logra tenerte en la palma de su mano.
  • Claramente si más de una vez insiste en ver si hay algún tipo de contacto físico contigo, es obvio que sentirás algo de duda de si es un simple gesto cariñoso o algo más…mayormente es la segunda, cariño. 

LECCIÓN 2: UNA CHICA TÓXICA

Basta una sola persona en tu vida para que simplemente se termine de arruinar lo que ya estaba mal. Yo contaba con toda la tranquilidad del mundo de que indistintamente de lo que pasara con “esta persona” que me veía diferente, la amistad no se iba arruinar por nada ni por NADIE, o al menos eso quise creer.

Acá es donde entonces me toca conversarles sobre las personas tóxicas, sobre todo cuando se trata de gente que aparenta ser totalmente inocente y en realidad no lo es. Conocí a 2 personas con estas características en el canal, tristemente confié un poco en ellas, no del todo eso sí, pero fue suficiente para que se aprovecharán y terminarán de destruir una amistad.

¿Adivinen qué? Las dos personas son mujeres, como cosa rara. Ya me lo decía una compañera de trabajo bastante reservada “prefiero trabajar con hombres porque las mujeres son demasiado tóxicas en su mayoría”, y no es mentira. Una de estas mujeres fue muy amable conmigo en un principio y confié en que, a pesar de ser excesivamente extrovertida, se trataba de una chica agradable que caería bien a todos.

Resulta ser que el primer indicio de que algo “raro” había en esta chica de voz particularmente gruesa se dio una noche en un hotel, cuando ya de una sabes que algo no está bien si esta persona en vez de tratar de hacer ameno un rato agradable con un “supuesto amigo”, decide convertirlo más bien en el intento de aprovechar la situación a ver si era posible lograr algo físicamente muy íntimo con este sujeto. Pero claro, si uno está ahí atravesado, está destinado a ser una “lámpara” ¿o no? Sucede que todo esto cambia cuando el sujeto en cuestión no ve de la misma forma a la chica en ese momento e indirectamente ve a uno como el “escudo”…entonces ahí va uno como pendejo/a, viendo cómo ayudar a calmar esta situación para que siga siendo un rato agradable sin que sea incómodo…pero lo siento, yo seguí sintiéndome incómoda, solo fingí todo con una sonrisa.

¡Ah! El sujeto es el mismo de la lección 1, y sí, obviamente le incomodaba los gestos excesivamente cariñosos de esta chica a pesar de “seguir la corriente”, solo que bueno, yo se supone que estaba siendo una especie de “escudo”.

Para ponerle la cereza al pastel, muchas veces esa noche la chica en cuestión decidió despellejar a varias personas del canal, comentando cosas como “tal redactora tiene un pésimo olor, siempre que camina a mi lado me dan náuseas” ó “equis reportero bota las plumas apenas bebe, es obvio” y un largo etcétera que me guardaré…pero claro está, esas cosas a mi parecer, a pesar de lo terrible que eran, solo me las callaba y pues prefería fingir demencia.

Acá les dejo de agregado una conversación con esta chica, resalto una respuesta que le dí sarcástica que no iba en serio, pero tal parece que esta chica se lo tomó a pecho y siempre quiso resaltar que solo estaba pendiente de “tomar” con el sujeto de la lección uno, la otra chica tóxica y bueno otro chico extra que a pesar de su calma, también sabe muchísimo de todos.

¿Qué aprendemos en este caso? Cuidado con aquellas personas excesivamente extrovertidas que quieren ganar nuestra confianza, porque así como hablan mal de muchas personas en tu narices, no dudes que hacen lo mismo contigo.

Siguiendo con la conversación anterior. Ese sábado le había comentado a la otra chica que si quería me avisaba a ver si salíamos, y yo bromeando luego de enterarme que salieron ellos le comenté a esta otra mujer que planeáramos algo para la próxima a lo que su respuesta fue lo que ya resalté…digamos que acá di una respuesta equis, pero noté de inmediato su actitud negativa y de rechazo muy rara.

LECCIÓN 3: UNA CHICA SIN METAS

Vamos con la otra mujer que también resultó ser tóxica sin que yo me diera cuenta. Este caso en particular si me afectó un poco más porque yo creía que esta chica si era más confiable, sobre todo porque llegamos a salir una noche a rumbear y todo. Pero no, eso no fue suficiente, en efecto esta persona sería otra más del nido de serpientes que abundan en ese canal.

Esta chica, además de estar siempre pendiente del café, era muy amiga del “sujeto” que me veía diferente desde hace un buen tiempo, por lo que para mi no cabía duda que ella ya debía saber todo lo relacionado al tema de la lección 1, así me aseguraran los dos que no. Pues bien, ella también estaba al tanto del caso con la otra chica y un sinfín de cosas más, pero como siempre, yo de pendeja, creía que eso no significaba nada, que no por eso haría algo malo o qué sé yo…pero sí, fui pendeja.

Con el tiempo, irónicamente pasaron dos cosas: La primera, que la chica de la lección anterior me confirmó que gustaba muchísimo del sujeto que comenzó esta supuesta “situación”, y la segunda, que ella se hizo muy amiga de la otra mujer “tóxica”. A mi parecer, esto fue como algo normal, de hecho llegué a salir con ellas y la pasé bien, consideré que era genial que se hicieran tan amigas y que yo también me hiciera de alguna forma muy pana de las dos…pero eso fue grave error al final.

Todo comenzó cuando decidimos salir todos, TODOS entiéndase estas mujeres, el sujeto en cuestión, otro compañero laboral que siempre anduvo de arriba para abajo con ellas y bueno…yo, la cereza del pastel. Ese día la pasamos muy bien, no lo niego, salvo que algo raro y drástico cambió desde ese entonces: El sujeto de la lección 1 empezó a tratarme muy mal y distante. No niego tampoco que tuvimos unas cuantas discusiones, es verdad, pero casi siempre se resolvían. Aún así, desde ese entonces él simplemente me empezó a tratar terrible y para variar, también se distanció de los otros dos muchachos que también eran mis amigos, es decir…se rompió el grupo de los “4 fantásticos”… y yo no entendía porqué.

Lo cierto es que la segunda mujer “supuestamente tóxica”, una chica a la que si le preguntabas sus metas te iba a decir que “no tenía ninguna”, tuvo mucha influencia en esto con el tiempo…

¿Qué aprendemos en esta lección? Cualquier persona que poco a poco ves que su vida depende de cosas banales más que de sus proyectos de vidano es digna de depositar confianza, muchas veces hará cosas y dirá cosas dañinas que te pueden perjudicar, aunque estas en gran parte sean sin malas intenciones directas.

LECCIÓN 4: EL PUÑAL EN LA ESPALDA

Con el tiempo la tensión entre el sujeto de la lección 1, mi persona y hasta los otros dos chicos se hacía más y más obvia, al punto que hasta era incómodo de alguna manera que él estuviese cerca de nosotros. Otras personas lo notaron, se dieron cuenta de que “algo en él había cambiado” y nadie, incluyéndome, sabía qué rayos había pasado.

No sé imaginan cuántas cosas pensé creyendo que todo era mi culpa, que algo había hecho mal y por eso me había mandado de alguna forma a la mierda, que capaz era algo que dije o hice…pero no…todo fueron malentendidos, lo peor es que ni siquiera fueron provocados por mi.

¿Recuerdan a las dos chicas “tóxicas“, verdad? ¿Recuerdan que una confesó estar “loca” por este sujeto? Bueno, venenosamente se volvieron inseparables y aunque llegué a pensar que era algo bueno…terminaron perjudicándome, y todo fue porque prácticamente era una persona “muy sarcástica” para el gusto de algunos.

Las cosas empezaron a ser obvias cuando una vez las dos mujeres llegaron muy arregladas al canal y yo creí que iban a salir, obviamente, a lo que les pregunté qué harían. Ambas me mintieron, pues una me dijo que no haría nada no habían planes y otra que tendría una cita. Sería algo equis si no fuese porque al final si salieron a una fiesta casualmente con el otro sujeto y que, días atrás, habíamos quedado que ante cualquier cosa que surgiera, me avisarían para que saliera con ellas…era muy extraño que ahora salieran con él y extrañamente yo ni de vaina…solo me dio mala espina, pero una espina muy acertada. La verdad, ojalá todo hubiese sido una simple exageración, pero no fue así.

Resulta ser que sí, estas mujeres empezaron a salir muchísimo con este chico, y poco a poco me evitaron al máximo por una simple y sencilla razón: A su juicio, era una “ladilla”, una “piedra en el camino”, una supuesta “persona tóxica”, y una persona que iba a perjudicarles sus planes y estaba “loca de perinola” ¿Por qué? No seamos pendejos, claramente les convenía esto para que surgiera algo entre el sujeto en cuestión y una de ellas, que es algo nulo, si no fuese que a cambio tendrían que hablar mil y un pestes de mi, con tal de que este sujeto se alejara no solo de mi, quien se supone era su amiga, si no de otros amigos de años solamente porque…bueno, si, eramos “personas tóxicas”, a pesar de que yo jamás decidí andar regando pestes de ellas. Cabe destacar, que a estas alturas ya era muy probable que ellas supiesen incluso que padecía de algunas condiciones que les mencioné al principio, lo cual me enfureció bastante, pues saben lo delicado que es ese tema y que no es algo que se le comunica a cualquiera…pero ahí ni modo, estaba sintiéndome traicionada.

Desde ese entonces cambié mi actitud drásticamente, sobre todo cuando una de ellas decidió simplemente dejar de hablarme, y prácticamente me confesó de forma indirecta que “el sujeto en cuestión era de su propiedad”…o algo así entendí. Lo peor de todo esto es que nunca pasó nada con ese ser, era mi amigo, y para variar ella simplemente creyó que yo era algo así como una competencia o qué sé yo…bueno sí, seguía con la mentalidad de liceísta.

Otra cosa grave en este asunto es que por mucho tiempo el sujeto de la lección 1 prefirió seguirle la corriente a estas chicas y desconfiar de mi palabra, y que por eso dejó de hablarme…en resumen, dejó de hablarme por un culo y porque creyó que yo era la que hablaba paja de él ante todo el mundo, dado que ellas le habían hecho entender eso.

Esta fue una de las últimas conversaciones directas que tuve con el sujeto inicial de todo esto, y con su respuesta resalto prácticamente lo obvio que tramaban estas mujeres. Destaco que claramente lo poco que hablaba con ellas era en broma (como las capturas que mostré anteriormente), pero que por eso ellas estaban dispuestas a hacer novelas de mi e incluso inventarme una historia con este sujeto, la cual nunca existió.

                                                          
¿Qué aprendemos aquí?

  • Demasiadas mujeres son tóxicas.
  • Demasiadas mujeres creen que son el centro del universo.
  • Demasiadas mujeres ven a otras mujeres como una competencia hasta por lo más absurdo.
  • Las mujeres son expertas traicionando.

LECCIÓN 5: EL “PERDÓN” Y LA REFLEXIÓN FINAL

En el transcurso de todo estos acontecimientos, jamás había decidido hablar en persona con el primer sujeto porque sentí que era innecesario y yo, en mi mente trastornada, confiaba por completo en que él era el que estaba diciendo pestes de mi por todos lados, y no ellas. Hasta que al final, como mencioné anteriormente, fueron ellas.

En este caso se refería a mi actitud al parecer demasiado “sarcástica” y “ácida” para sus gustos, y resalto que para este sujeto, ellas insistieron en saber de mi justamente por esa supuesta actitud.

                                           
Lo cierto es que decidimos conversar varias veces del asunto de manera directa, y tras tantos malos tratos por parte de este sujeto, finalmente se “sinceró” de alguna forma. Confesó que en parte se había alejado porque él creía que yo tenía algo en contra suya y que yo hablaba mucha pestes a su espalda, dado que me confirmó que estas dos mujeres tóxicas le habían dicho, y cito “Denisse habla demasiado con nosotras, sobre todo de ti, algo oculta, dinos qué sabes de ella“, es decir, estas chicas le insistieron hasta el final a este sujeto que le contara sobre mi vida…ellas querían saber todo de mi para dejar la peor reputación e imagen existente de mi persona en ese canal. Cabe destacar, que sí hablaba con ellas, pero de vaina eran 4 palabras al día y casi siempre era echando broma…tal parece que lo vieron de otra forma.

Lo cierto es que, él me aseguró que no reveló nada de mi vida. Y de hecho, se disculpó por todo el malentendido y por los malos tratos que me había dado, algo que me impresionó y hasta cambió el rumbo de este post. Pero ya sé que están pensando, un perdón a la ligera no significa nada ¿Luego de todo lo que pasó cómo iba a volver a ser la misma con este sujeto? Pues bien, claramente yo también me disculpé por lo malo…pero no volví a confiar, al menos no de la misma manera, es decir, hicimos las paces pero claramente ya no iba a ser igual.

Acá fue cuando el chico decidió disculparse conmigo, y la amenaza fue que en un principio le comenté que si iba a dedicarse a destruir mi reputación, haría lo mismo con la suya, o algo así. Pero claro, eso era prácticamente lo que quedaba de este post, solo que pues cambió bastante su curso.

                                                   
Y con los gestos recientes y hastas las acciones que siguieron ya era obvio, este chico en cuestión se disculpó para evitar tensiones, pero no por eso se quita la posibilidad de que haya dicho unas cuantas cosas de mi, y también quedó asegurada otra cosa: siempre que sea posible, verá a cualquier mujer del canal como una posibilidad de coqueteo y algo más, sin importar que esto lo disfrace de amistad.

Este ser vio a una cantidad considerable de chicas como algo más allá que una amistad, y lo más triste es que muchas veces aseguró que era “algo recíproco” cuando no era así, es decir, las otras chicas siempre lo vieron como un amigo, pero él aseguraba que no…digamos que su orgullo y ego son altísimos, pero de una manera exagerada.

De esta forma, como ya sabrán, luego de que evitó tanto a una de las chicas tóxicas que tanta pestes hablo de mi en el canal, efectivamente fue su última carta y empezó a salir con ella, a pesar de que ella se encargó de arruinar nuestra amistad y también de cambiar drásticamente su actitud, la acitud de un chico que siempre fue parte del grupo “nerdy” del canal, del que siempre hablábamos de películas, música y demás, ese que casi nunca rumbeaba y prefería simplemente caminatas pacíficas…bueno, ahora si sacrificaba todo por rumbas y dejaba de lado no tanto a mi, sino a otros dos grandes amigos del canal únicamente por alguien que además de haber sido venenosa y destructiva, había destacado más de una vez que su interés siempre fue esta persona sin importar dañar a otros.

Cabe destacar además que estos seres se aliaron muy rápido con el único departamento que casi todo el mundo en el piso en el que trabajaba esquivaba, el departamento encargado de las temidas redes sociales para algunos, pero que créanme que entendía muy bien porque las habían puesto ahí: todas son mujeres y son los seres más tóxicos de ese canal, sobre todo porque prácticamente su día a día era hablar mal de las personas, y eso me lo aseguraron varios por pésimas experiencias que tuvieron con estos seres.

Pero lo cierto de todo esto es que tampoco vale echarle el muerto a un solo sujeto, en este caso el ùnico hombre de este relato…sucede que a veces uno no es “malo” por naturaleza, solo reacciona acorde a ciertas situaciones para vernos beneficiados de la mejor manera que podamos. Esta persona se alejó a temprana edad de un núcleo donde tenía muchas comodidades, donde estaba rodeado de sus amigos de verdad y de gente que al parecer le daba toda la importancia que quería…venir a comenzar “desde cero” en otro lado quizás fue algo que le afectó, lo suficiente para tener que adaptarse a conseguir “aprecio” a como de lugar, así sea a costa de ser manipulado por otros/as. Digamos que esta persona simplemente fue eso…fácilmente manipulable, y que quizás no cambie el hecho de que ve a muchas mujeres como “un trofeo” cuando no es así…la esperanza de todo esto es que existe una posibilidad de cambio, o al menos tanto yo como otras personas en ese ambiente laboral quieren creer esto.

¿Qué aprendemos en conclusión? Bueno, primero que nada, efectivamente cuidado en quienes confíen, cuando nos rodeamos de gente tóxica lo mejor es simplemente ignorarlos y si tratan de aprovecharse, darles un buen parado, así sea con comentarios ácidos momentáneos, pues estos a veces salvan la patria, pero hey, eso es un caso de emergencia, lo mejor es dejar que ellos sigan su curso venenoso, y nosotros solo contemos con quienes realmente valen la pena.

NO TODO ES MALO

A pesar de esta amarga experiencia, fue algo minúsculo al lado de las grandes cosas buenas que aprendí trabajando en este medio. Hice unos verdaderos amigos que pasaron a ser invaluables para mi, sobre todo porque me enseñaron que uno jamás debe dejar de lado su autenticidad por otros, siempre debemos ser leales a nosotros mismos, sin importar qué digan los demás.

Además, en menos de un año logré mucho aprendizaje laboral e incluso me ofrecieron la oportunidad de ser productora en ese medio, un cargo muy respetado en cualquier circunstancia, pero que lamentablemente dada la situación del país y un proyecto reciente que tengo, tuve que rechazar…pronto sabrán porqué.

De por sí, agradezco tanto haberme rodeado de gente realmente valiosa y talentosa que sé que saldrá adelante y surgirá como sea y cuándo sea, mientras que aquellos que nos quisieron “amargar” muy obviamente seguirán en el mismo hueco malicioso, por lo que esto solo demuestra que lo más importante es mantenernos auténticos a nosotros mismos y nunca subestimarnos.

Gente mala y buena va y viene, siempre lo ideal es conservar las buenas, y aprender que aquellos que desean pisotearnos son solo obstáculos que agarramos en la vida para ser más fuertes, y que luego de superarlos, nos hacemos más resistentes a todo. Aquí les dejé esta anécdota, larga pero concisa, que quizás alguno lo vean como “vengativo”, pero si detallan bien no ofrecí información de más y mi única intención, además de drenar emociones, fue enseñarles con esto cómo a veces algunos nos muestran una cara falsa con tal de lograr un interés personal a costa de destruirnos, así que…tengan cuidado.

Definitivamente, nunca olvidaré esta experiencia…

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza