Reseñas

Oktoberfest 2016 – Caracas

Imagen referencial
¡Saludos, blogger-readers! Esta vez les vengo a reseñar brevemente mi experiencia en la 1era. Edición del Oktoberfest en Las Mercedes (@oktoberfestlm), la cual ya venía siguiéndole la pista desde hace un buen tiempo.

Para comenzar, informo que ya desde hace casi un mes tenía un cupón de una página de descuentos venezolana llamada “tudescuentón”, y que en este caso se recibía como un bono incentivo por el trabajo que tengo fijo de lunes a viernes. Pues bien, el cupón que tenía pendiente no lo había usado y hace una semana decidí que lo utilizaría para la entrada del Oktoberfest, pues me llamaba mucho la atención el evento, además, quería darle apoyo a mi novio que también iba a cubrir el evento pero trabajando desde El Nacional.
Pues bien, ya teniendo impreso mi cupón decidí entonces arreglarme para ir al evento. Llevé un gran susto porque al parecer ya no había entradas a las 2 p.m y yo recién estaba saliendo de mi casa a esa hora, pero menos mal si había entradas para quienes ya habían reservado el cupo por “tudescuentón”, que fue mi caso, así que me sentí aliviada y seguí mi camino al lugar.
En esta ocasión usé un poquito más de maquillaje que otras veces 🙂
Años atrás ya se ha celebrado este evento del “Oktoberfest” en Venezuela, principalmente en la Colonia Tovar, de hecho, se sabe que este es uno de los más populares en el mundo (si, llegó a tener tanta popularidad como el Oktoberfest de Alemania, aunque ustedes no lo crean, pueden investigar más en Internet, se quedarán sorprendidos) y que es una celebración llena de cervezas y folklore alemán por todos lados. Para quienes no conocen el concepto del “Oktoberfest”, es una celebración alemana que se celebra en Múnich desde 1810, pero que debido a su popularidad, es celebrada en todo el mundo. Su origen se debe a que en 1810 fue el matrimonio del príncipe Luis I de Baviera con la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen, y que con el gran éxito que tuvo esa fiesta, se siguió realizando acompañándose de varias tradiciones bávaras los siguientes años.
Pues bien, teniendo ya una idea de lo que significa este festín, decidí por fin experimentar uno así no fuese en la Colonia Tovar, pues con honestidad jamás había ido a algún Oktoberfest antes. Estaba bastante emocionada porque por fin tendría al menos una pequeña idea de lo que sería celebrarlo, aunque admito que mi sueño es en un futuro ir a Múnich a conocer el auténtico.
Apenas llegué a la Plaza Alfredo Sadel, donde se dio el evento, pude notar que estaba REPLETO de gente, y pues claramente me tocó hacer una cola para poder entrar, aunque ya tenía el cupón. Esta cola avanzó rápido porque solo mostrabas el cupón y tu cédula, de ahí, te daban tu brazalete y la jarra oficial de la 1era. Edición. Habían dos colas, la de los que tenían cupones y la otra en la que claramente se avanzaba más lento porque eran personas esperando por otros que saliera para que ellos pudiesen comprar su entrada y acceder al lugar.
Pues bien, ya con mi brazalete,  no entré de una vez a la plaza, sino que fui a hacer otra cola pequeña para poder subir a la “Ruta de la Cerveza” o un “Oktoberbus”, pues mi novio también iba a estar ahí y tenía que lograr buenas tomas con otros compañeros de trabajo, sobre todo porque “El Nacional” patrocinaba el evento y claramente en ese bus se lograrían buenas fotos y videos.
La ruta del bus fue breve pero divertida, nos tocó sentarnos justamente en lo que serían unos puestos especiales que estaban en el techo del autobús, por lo que podíamos observar muy bien todas las calles. El recorrido fue por locales que también formaban parte del Oktoberfest en Las Mercedes, como Teatro Bar, por ejemplo. Eso sí, al estar en un sitio tan alto, había que tener cuidado con las ramas de los árboles, jajaja.
Luego de ese trayecto, accedí finalmente a la plaza y pude ver alguno de los juegos que tenían para los visitantes, aunque lamentablemente por la cantidad de gente no pude detallar todos. Noté fue el gran toro mecánico en la entrada y que en algunas esquinas habían otros juegos folklóricos alemanes. También pude disfrutar de la música de la Banda Express, pues interpretaban gran variedad de canciones no solo relacionadas a Alemania, sino temas de rock más clásico como Van Halen y Queen, creo que definitivamente fue una de las cosas que más se disfrutó en el lugar. De ahí, en la tarima también se subieron varias parejas para realizar concursos, uno era el de cortar con un serrucho lo más rápido que se pudiera un tronco. También había concursos individuales tales como beber cerveza rápidamente, tanto para hombres como para mujeres. Creo que esos momentos los disfruté mucho, pues la idea era reírse de todo lo que se hacía en la tarima.
Claramente había muchísimos puestos de cerveza en la plaza, DEMASIADOS, era bastante difícil escoger alguno. Mientras que de comida en mi caso solo pude notar dos que formaban parte de la Charcutería Tovar, y como yo me declaro una fiel amante de todo lo que tenga que ver con alimentos de charcutería (salchicha, chorizos, salchichones, jamones, etc., no me odien vegetarianos…) pues decidí hacer mi cola para poder disfrutar alguno de estos platos. Un puesto era el “Rincón de la Salchicha” y te vendían un plato variado con un pretzel incluido en 4.500 Bs., pero yo y mi novio decidimos ir por el “Rincón del Chorizo” y comprar dos choripanes con mostaza por 3.500 Bs. (ambos panes era campesinos y te incluían dos chorizos, no me pareció tan caro). 
Confieso que aquí si no la pasé muy bien, pues además de las colas tan largas por la comida, y el hecho de que debías hacer dos, una para pagar y otra para retirar, también estaba el hecho de que los puntos de venta se habían caído y todo eso se volvió un caos, por lo que definitivamente ahí sí iría mi único punto negativo de la visita.
Eso sí, cuando finalmente pude comer el choripán, confieso que estaba DELICIOSO, y que no me arrepiento de lo que pagué, quedé satisfecha y siempre he amado la calidad de la #CharcuteríaTovar (soy fan a morir de su pasta de hígado con finas hierbas, en serio). Así que bueno, valió la pena el pago, pero creo que la espera y el caos no eran necesarios, pero también hay que entender que es solo la 1era. Edición del evento y que quizás no se esperaba tanta gente en el lugar.
El choripán estaba buenísimo
Luego de eso tocaba obviamente la cerveza, la más barata era la Pilsen que costaba 750 Bs. el vaso, aunque la cola era igual de interminable y sentía que no avanzaba, por lo que preferí  seguir explorando otros puestos. Habían cervezas artesanales que se veían tentadoras pero ya algunos no contaban con punto de venta (y admito que no tenía casi efectivo y los cajeros cercanos estaban inhabilitados), el costo en estos casos era de 1.500 Bs. El vaso, mientras que la jarra completa te la dejaban en 3.750 Bs. Mi novio y yo ya habíamos decidido la jarra de cerveza artesanal, pero luego preferimos comprar una especie de fichas que vendían por las bebidas (también habían para comida, de haberl o sabido más temprano, comprábamos las fichas de una vez para los choripanes) y con esa comprar la jarra de cerveza Zulia, que estaba en 2.250 Bs., era el equivalente a 3 botellas Zulia. Pues bien, a pesar del caos igualmente en los puestos de cerveza, no había tanta cola, quizás porque era una atención más rápida al contar con más personas en esos puestos (en los de comida eran pocas personas, aproximadamente 3, de los cuales 2 eran los cocineros).
La jarra de cerveza, aunque ya la estaba terminando
Finalmente al tener la mega jarra de cerveza, mi novio y yo la disfrutamos bastante (a mí me gusta mucho la cerveza Zulia, es una de mis favoritas en cuanto a marcas nacionales), sobre todo porque también estuvimos cerca de la tarima disfrutando más de cerca de los concursos (claro, él a veces tenía que acercase aún más a grabar).
Por cuestiones de inseguridad (todo venezolano sabe de qué hablo) y porque no cuento con carro propio, tuve que retirarme a las 8 p.m., pues devolverse de Las Mercedes a otras zonas de Caracas suele ser bastante tedioso, así que preferí salir temprano, pues el evento terminaba a las 11 p.m.
En conclusión, fue una celebración muy divertida y bastante diferente a lo que ya uno está acostumbrado en esta ciudad, fue excelente para todas las edades y no me pareció algo tan costoso como se pensaba, creo que al fin y al cabo se gasta más dinero un viernes en la noche cuando vas a una discoteca, se los puedo asegurar. Además, para ser la 1era. Edición tuvo buena organización en casi todo, quizás su única falla fue la comida y que no contaban con que iría tanta gente, pero de los errores se aprenden y apenas están comenzando con este evento en Las Mercedes, así que seguramente el año que viene será aún mejor, o al menos eso esperamos.

P.D: ESTÉN ATENTOS a estos días donde publicaré snaps breves sobre mi experiencia en el Oktoberfest, lamentablemente el Internet en mi casa me ha fallado bastante y no he podido publicarlos en este post.

Por ahora los dejo, estén muy pendientes con mis próximas publicaciones. Dentro de poco les haré posts relacionados a mi ropa y algunos tips para conseguir cosas bonitas, buenas y baratas en Venezuela ¡Besos y abrazos! 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza