Consejos

¿Cómo hacer tus resoluciones de año nuevo exitosas?

Como una tradición necesaria, año tras año aprovechamos los últimos días de diciembre para analizar nuestras resoluciones de año nuevo. Es en este momento donde reflexionamos todo lo que queremos de verdad. Pero casi siempre, terminamos un poco tristes porque nos damos cuenta que no tuvimos éxito en muchas de nuestras metas pasadas, y no queremos que se repita.

Hacer metas para el año venidero puede ser todo un reto, sobre todo si queremos hacerlas realistas. Pero entonces ¿Cómo hacer tus resoluciones de año nuevo exitosas? Pareciera imposible ¿verdad? Pues no, en realidad es bastante sencillo. Lo esencial es que seas honesto contigo mismo, que realmente te propongas a realizar cosas para ti, para tener éxito personal en todo aspecto, y que no te enfrasques solo en metas muy complicadas para elevar el ego o solo un aspecto de tu vida. La idea es que sean alcanzables y apropiadas para tu estilo de vida.

Ahora bien, si quieres lograr tener toda esta estabilidad sencilla para tener éxito en tus resoluciones de año nuevo, te recomiendo que tomes en cuenta algunos pasos primero, incluyendo conocer bien dónde estás parado en estos momentos y a dónde te quieres dirigir. Por lo tanto, sigue leyendo este post para que entiendas bien en qué consiste todo este proceso.

Resoluciones de año nuevo: Enfocarse más en metas y no en “sueños”.

Pareciera bastante crudo el título, pero no es lo que parece. Enfocarse más en metas y no en “sueños” significa enfocarse más en realizar algo que realmente te cause beneficio porque es lo que te apasiona, pero sin que esto sea algo irreal.

Uno de los principales problemas en estas situaciones es que la gente se enfrasca solo en resoluciones casi imposibles de alcanzar. Por ejemplo, la clásica de “este año voy a bajar 20 kilos de peso y tendré el cuerpo de Jennifer López” o algo como “Este año sí voy a tener mucho dinero, lograré millones y millones“. No puedes lanzarte al agua con resoluciones tan irreales. Por eso yo digo que hay que evitar “enfrascarse en sueños”.

No quiere decir que esté mal que uno anhele algo así, ojo. Pero la idea es ir poco a poco realizando las cosas y ser sinceros con nosotros mismos. Cambia ese “bajaré 20 kilos” por un “haré más ejercicio para empezar a bajar de peso”, y ese “seré millonario” por un “empezaré a ahorrar más dinero para tener un buen capital a largo plazo”. Fíjate que de esta forma, estás cerca de los ejemplos irreales que mencioné en un principio, pero de una forma más sincera y cercana a un estilo de vida común.

Conócete con profundidad

Antes de hacer cualquier resolución de año nuevo, primero debes conocerte a ti mismo para saber qué es lo que realmente quieres para el próximo año. No te guíes por lo que quieran los demás, sino por lo que quieras tú.

Aunque parezca mentira, es común que varias personas decidan hacer resoluciones basándose demasiado en opiniones ajenas. Volviendo con los ejemplos anteriores, constantemente algunas personas deciden “adelgazar” solo para recibir aprobación de los demás, y lo mismo con otros deseos. Esa no es la idea, porque a la larga, es posible que abandones esas resoluciones y te frustres antes de tiempo.

Por eso lo ideal es dedicarnos un día a analizarnos con profundidad y reflexionar. Respirar hondo, hacerlo como una meditación. Solo de esta forma sabremos qué es lo que realmente queremos lograr con éxito para el 2019.

Más experiencias, menos objetos

A veces hasta una taza de café puede ser algo muy valioso

Creo que otro de los grandes fracasos con las resoluciones de año nuevo, se dan porque muchas personas se enfocan en alcanzar metas materialistas, sobre todo deseando objetos en específico.

No tiene nada de malo desear tener un carro, un PS4, una guitarra, o cualquier cosa similar, pero la idea es no enfrascarse solo en eso. Si todas tus metas se convierten en “comprar esto y aquello”, probablemente termines con el bolsillo muy ajustado y lamentándolo luego.

Por eso es importante que también dediques una parte de este momento a buscar EXPERIENCIAS que te llenen. No tiene que ser a juro un viaje, puede ser algo tan sencillo como caminar más seguido por parques, o aislarte un momento en las montañas o la playa.

Trata de siempre buscar tiempo para ti, y para nadie más. Eso es algo que muchas veces se deja de lado para alcanzar cada año, y en un mediano plazo, puede ser dañino. Recuerda que esto va relacionado con hacer metas realistas, y no hay nada más realista que buscar el bienestar personal.

¡Organiza tus metas!

Casi todo el mundo decide hacer una lista sencilla de resoluciones de año nuevo, usando tan solo una hoja y un lápiz. Con eso puede ser más que suficiente, pero hay una alternativa más divertida que te ayudará MUCHÍSIMO a realizar tus metas correctamente.

Solo necesitas lo mismo: hoja y papel. Pero esta vez divide tus metas de la siguiente forma:

  • Corto plazo: Para aquellas metas que anhelas realizar en un período de tiempo cercano, y que sepas que podrás realizarlas para ese entonces.
  • Mediano plazo: En este caso hablamos de resoluciones que te tomarán un poco más de tiempo, puede ser hasta un máximo de 8 meses.
  • Largo plazo: Estas son las últimas metas, y que probablemente lograrás para finales del año siguiente. Para este caso es importante que coloques resoluciones que sabes que te tomarán todo este tiempo lograr, pero que sigan siendo realistas para tu estilo de vida.

Te aseguro que si planificas tus metas de esta forma, no te sentirás tan agobiado al final. Además, así será más sencillo leerlas cada cierto tiempo y chequear si las has cumplido.

Podrá sonar cliché, pero en la organización adecuada, se evita el estrés innecesario. Así que no tengas miedo de agarrar este momento tan común a fin de año, para arreglar tus resoluciones de una manera tranquila y planificada. No te arrepentirás con los resultados.

Que tus resoluciones de año nuevo no sean dolor de cabeza

Sentarse a escribir nuestros objetivos para el año venidero puede ser algo muy divertido, y así debe mantenerse. Evita que sea una situación frustrante o algo que a la larga te perjudique. Tienes que evitar angustiarte antes de tiempo y sin motivo.

Y para evitar que se torne en algo estresante, es importante que no veas tus metas de año nuevo como algo obligatorio y en lo que te enfocarás todo el año que viene. Recuerda que estos pequeños objetivos son simplemente ideas que nos pueden ayudar a centrarnos en el éxito personal. Pero por nada del mundo puedes permitir que se conviertan en un dolor de cabeza o algo que te mortifique todo el tiempo. En pocas palabras: ¡Relájate!

Esfuérzate el año que viene en disfrutar al máximo cada momento PARA TI, para complacerte, para consentirte y quererte como es debido. Esto va más allá de una simple mascarilla facial. Es hora de que te enfoques en lograr cosas para tu propio bienestar y no solo para complacer modas o a los demás.

Por lo tanto, mi principal consejo es que no te atormentes tanto con las resoluciones de año nuevo, y trata de convertirlas mas bien en algo armonioso que te ayude a mejorar tu personalidad. Que sean un acompañante en tu próximo año, no paradas obligatorias.

Ejemplos y más ejemplos…

Para concluir con este post, no me queda nada más que darles un ejemplo. Este ejemplo podrá parecer cliché y egocéntrico, pero sí, se trata de MI PROPIO EJEMPLO.

Llevo tan solo un año y 4 meses fuera de Venezuela, viviendo en Lima. De hecho, llegamos el año pasado acercándonos a Navidad y admito que el choque fue un poco fuerte al pasarla sin mi familia y sentirme aturdida y confundida por no saber qué hacer. Pero también estaba emocionada por todo lo que venía.

Mi novio logró su meta de tener un ps4 y yo logré finalmente comer balanceado

No les negaré que este año ha sido bastante difícil. Tuve buenas oportunidades laborales las cuales fracasaron porque esencialmente me dejé llevar por “cualquier cosa” sin antes analizar lo que YO REALMENTE QUERÍA. Quizás ese fue el mayor error que cometí este año y que me trajo consecuencias feas.

Más de una vez me sentí agobiada, triste, decaída. Pero justo en ese momento le echaba un vistazo a un cuadernito donde anoté mis resoluciones para el 2018 el año pasado. De hecho, las hice junto a mi pareja para convertirlo en algo más divertido.

Y ahí es cuando me calmaba y hasta sonreía. Resulta ser que logré casi todo lo que me propuse, y en el tiempo que lo había planeado. Pareciera que no, pero sí. No podía sentirme más agradecida por haber logrado todo eso con esfuerzo y el apoyo indicado.

Logros 2018

Entre esas cosas están: Finalmente tener mi blog como lo quería, dedicarme a cerrar proyectos que mejorarán mi experiencia laboral EN LO QUE REALMENTE ME APASIONA, comer más saludable y hasta mejorar mi condición física, entre otras cosas más. Ni se imaginan lo feliz que andaba por haber logrado todo esto.

Entonces, no me queda más que decirles que ¡RELÁJENSE Y SEAN USTEDES MISMOS! No hay persona más valiosa en el mundo que uno mismo, y creo fielmente que eso nos ayuda también a rodearnos de quienes valen la pena.

 

Y por último pues ¡Feliz año para todos!

 

Share & Like!
error

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza