Consejos,  Rutinas

Hábitos básicos para armar tu rutina mañanera

¿Crees que necesitas 10 hábitos en la mañana para tener un día productivo? Piénsalo de nuevo. Ya antes hablé un poco sobre mañanas productivas, pero esta vez me voy a enfocar en darte LO MÁS BÁSICO para armar tu rutina mañanera sin tanta presión.

Insisto en lo básico de lo básico. Lo esencial para que no te pares de la cama amargado y con ganas de matar gente. Lo esencial para que luego de tu primera taza de café sientas que puedes comerte el mundo.

Entonces ¿comenzamos?

Un hábito que te ayude mentalmente

Lo primero es escoger un hábito (SÓLO UNO) que te ayude a despejar tu mente y a bajarle dos al estrés al despertar. No necesitas veinte, solo uno. La clave es siempre comenzar con algo pequeño.

Los hábitos mentales son clave para que la mente aumente su concentración y lucidez con los primeros rayos de sol. Desde escribir tres agradecimientos hasta leer una página de tu libro favorito; cualquier hábito de este estilo te ayudará a preparar tu cerebro para lo que viene.

Te dejo algunos ejemplos para que lo tengas más claro:

  • Leer un libro que te guste mucho
  • Journaling
  • Leer tres afirmaciones en voz alta
  • Escuchar un podcast 
  • Escuchar tu música favorita 
  • Escuchar un audiolibro
  • Avanzar un crucigrama o sopa de letras
  • Avanzar un rompecabezas

La idea es que sea un hábito que claramente ejercite tu mente, pero acorde a lo que te guste. Ojo, este no tiene que ser el primer hábito que hagas en la mañana, pero si puede ser uno que agregues a la rutina para tener lo básico cubierto.

Un hábito que te ayude físicamente

Este es uno de los hábitos más temidos en la historia, y no culpo a nadie. Cuando uno dice “hay que hacer ejercicio en la mañana”, lo primero que viene a la mente es pararse de la cama, vestirse, lavarse la cara y de una ir al gimnasio…eeeeh.

…No tiene que ser así.

Yo admito que actualmente me gusta mucho ir al gimnasio, pero si supieras que lo intercalo con días que solo me estiro un poco o hago una rutina de 15-20 minutos de yoga en casa.

Foto de Elena Kloppenburg en Unsplash

Es más, en plena pandemia nunca fui al gimnasio, solo hice ejercicio en casa.

A lo que voy es que sí necesitas un hábito que te ayude físicamente en tu rutina mañanera, pero NO tiene que ser ir al gimnasio.

Puedes pararte y simplemente estirarte por unos minutos (sobre todo si prefieres hacer ejercicios más completos en la tarde). O puedes hacer una rutina de cardio en Youtube, 15 minutos de yoga, salir a caminar por un parque, etc.

Haz algo que realmente te guste, pero no dejes de mover aunque sea un poquito tu cuerpo al despertar. Esto es esencial para activarte y sentirte más preparado en la mañana.

Si puedes ir en la mañana al gym, pues cool, pero si no es tu caso, aquí hay algunas ideas:

  • Estirar el cuerpo por 7 minutos apenas despiertes
  • Hacer una sesión de yoga de 10-15 minutos
  • Hacer una rutina de HIIT de 20 minutos mínimo
  • Hacer una rutina de cardio de 20 minutos mínimo
  • Bailar tus canciones favoritas
  • Hacer ejercicios de fuerza solo con tu cuerpo (sentadillas, planks, lunges, etc.)
  • Hacer una sesión de pilates

Un hábito que te ayude a ser productivo o te ayude espiritualmente

Otro básico para tu rutina mañanera es el hábito espiritual, o por el contrario, el hábito productivo. Tú escoges la preferencia dependiendo de lo que tengas que hacer en la mañana.

Si no tienes mucho tiempo en la mañana porque debes trabajar muy temprano, quizás te convenga un hábito que te ayude a ser productivo. Esto puede ser desde armar una to-do list hasta organizar tu agenda solo con lo más prioritario.

Si prefieres seguir relajando un poco la mente antes de trabajar, entonces puedes acudir al hábito espiritual. Esto puede ser desde meditar hasta rezar (si eres una persona religiosa), o incluso encender una vela y pensar en tu intención del día.

Los hábitos espirituales son, como el nombre lo dice, los que ayudan a elevar tu espíritu. Estos van muy conectados a los hábitos mentales porque también fortalecen la mente, solo que en este caso lo hacen desde un punto más centrado a emociones y pensamientos del subconsciente.

De hecho, estos hábitos son excelentes para lidiar con la ansiedad, aunque todo depende de cada persona.

Los hábitos productivos te ayudan a aumentar tu energía en tu rutina mañanera. Estos funcionan muy bien para aquellas personas que sienten que pueden comenzar el día muy bien tan solo minutos después de despertar.

Es más, los hábitos productivos suelen ser muy recomendados para los early birds (esas personas que no tienen problema con pararse a las 5:30 a.m. y solo 30 minutos después estar ya listos para trabajar…y admito que no me pasa).

Eres libre de escoger el que te parezca más conveniente acorde a tu día, o incluso intercalarlos. Solo recuerda que esta parte de tu rutina mañanera también es importante.

Tu rutina mañanera no tiene que ser perfecta todos los días

Si bien es necesario agregar estos hábitos básicos a tu rutina, no tienes que hacerlo SIEMPRE. La idea de las rutinas es tratar de seguirlas lo más que se pueda, pero tampoco siempre y con una falsa “perfección”. Es más, me atrevo a decir que es más divertido jugar con ellas y flexibilizarlas.

Evita esforzarte demasiado en cumplirlas al pie de la letra. Enfócate más bien en cada hábito que disfrutes y busca variarlos de vez en cuando para ver que te hace sentir más productivo y a la vez centrado. Puede que algunos días leas, y otros hagas journaling, no hay problema. La clave es la intención (mientras haya intención, hay bienestar).

Espero esto te sirva para empezar a armar una rutina mañanera agradable. Me cuentas luego qué tal te va ¿te parece? 

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza