Consejos

¿Por qué es importante escribir nuestros pensamientos?

¿Alguna vez has escrito ideas en tu cabeza solo para no olvidarlas? ¿Te sentiste mejor al hacerlo? Casi siempre anotamos tareas o tasks laborales para no olvidarlos, pero ¿Qué hay de las emociones o los pensamientos que tienes a cada rato en tu cabeza? Escribir nuestros pensamientos es algo terapéutico y hasta esencial. 

Y no digo esto porque sea redactora y ya. Anteriormente hice un post hablando sobre el journaling y por qué está en tendencia actualmente. Pero hoy quiero enfocarme más específicamente en escribir lo que sentimos, lo que pensamos, lo que pasa por nuestra cabeza.

Una terapia no tan costosa

La escritura es una herramienta terapéutica bastante económica. Piénsalo, no necesitas nada más que lápiz y papel-créeme, no necesitas gastar demasiado dinero en una libreta costosa-.

Quizás no estés acostumbrado a escribir textos estilo novelas o historias, pero en este caso, eso no es necesario. En este canal de expresión solo tienes que recurrir a tu creatividad libre, sin límites, sin pulcritud escrita porque solo debes analizar tus pensamientos y anotarlos. 

Eso sí, recuerda que todo lo que escribas será tan privado cómo lo desees. Quizás por eso es tan divertido, porque básicamente anotas lo que sea que esté pasando por tu mente sin pensar que alguien lo leerá

Al escribir tus pensamientos, tú eres tu propio terapeuta. Tú vas a ahondar en tus emociones para poco a poco ir analizándolas y reflexionando. Esto es clave para así dar con la raíz de algunos tormentos que estés pasando por tu vida, sin importar que tan “chiquitos” sean. 

Ten por seguro que este tipo de herramienta terapéutica es muy eficaz pese a lo barato. Eso sí, recuerda que NUNCA será reemplazo a una terapia profesional, solo una herramienta. Si sientes necesario acudir a un psicoterapeuta, no dudes en hacerlo. 

Beneficios de escribir tus pensamientos

Según el psicólogo estadounidense James Pennebaker, escribir tus pensamientos funciona perfectamente para abrir tu mundo interior y así poco a poco dar con soluciones más eficaces para atender ciertas interrogantes. 

Es decir, mientras vas escribiendo tus ideas, puedes ir dando con la respuesta de por qué te sentiste mal en determinado momento, o por el contrario, por qué te sentiste bien. 

Para resumírtelo mejor, te dejo enlistado estos beneficios:

  • Mejora tu estado de ánimo en el día a día
  • Reduce ansiedad y estrés
  • Mejora tanto tu retentiva, como tu memoria y concentración
  • Incrementa tu creatividad
  • Ayuda a lidiar con la depresión
  • Liberas emociones reprimidas
  • Mejora la comunicación tanto contigo mismo como con otras personas

¿Cómo empiezo a escribir mis pensamientos?

Aunque soy fan de escribir a mano, eso no es obligatorio, puedes probar escribir tus pensamientos (o simplemente hacer journaling) de manera digital. Toma en cuenta lo siguiente si no sabes cómo comenzar:

  • ¿Qué quiero escribir?
  • ¿Qué quiero reflexionar? En este punto solo debes analizar qué es lo que piensas y sientes, sin juzgarte.
  • Mínimo 5 minutos. Eso es todo lo que necesitas para anotar al menos una parte de lo que piensas, aunque puedes tomarte más tiempo si así lo deseas.
  • Re-lee. En este punto solo deberás volver a leer lo que has anotado para tener un autoanálisis final. 

Te doy un ejemplo: yo escribo en mi diario todas las mañanas –o al menos lo intento– y suelo utilizar preguntas claves para analizar cómo me siento. De ahí, suelo concluir todo con frases afirmativas para afrontar mis emociones de manera asertiva, sin juzgarme ni hacerme daño.

¡OJO! No siempre lo hago así, y no creas que por afirmaciones me refiero a frases como “la vida es bella”, no. Mas bien trato de hacer afirmaciones que aborden el problema y amplíen mi perspectiva. Ejemplo:

  • Tengo algún problema con mis finanzas, le hago journaling, lo analizo y reflexiono.
  • Afirmación: “Atraigo abundancia a mi vida”.

Algunos ejercicios para poner en práctica esta escritura

Hay muchísimas maneras de empezar a escribir tus pensamientos, aunque las más famosas son estas:

“Mind Dump” o escritura automática

Esta es única de mis técnicas favoritas. Consiste en escribir lo primero que se te pase por la cabeza. Sin borrar nada, aunque puedes tachar errores al escribir si así lo deseas, pero la idea es ser lo más automático posible.

Esta técnica se basa en dejar fluir la mente libremente, sin interrupción moral. Para ello solo necesitas pensar en algún tema, el que sea, y de ahí anotar todo lo que vaya surgiendo de ese tema. Puedes escribir por 5 minutos o hasta por una hora, el límite lo pones tú.

Escribe una carta 

Esta carta puede ser para ti, o incluso para otra persona si lo que anda rondando por tu cabeza tiene que ver con alguien. En este caso no se busca tanto una solución, sino mas bien liberar emociones que quizás estén suprimidas.

Recuerda que es un ejercicio muy personal, así que la carta no se la tienes que dar a nadie. Solo tienes que agarrar lápiz y papel y anotar lo que vas sintiendo hacia esa persona (o hacia ti mismo). 

Uno de mis ejemplos favoritos con este ejercicio es escribirle una carta a mi yo del futuro o a mi yo del pasado. Es una técnica muy liberadora. 

Reconstruye un recuerdo que tengas

Esto sirve mucho para lidiar con experiencias incómodas o recuperar un poco la memoria muscular, sobre todo si sufres de ansiedad. Para ello solo tienes que anotar poco a poco lo que vas recordando de la anécdota que desees, pero ¡ojo! hazlo con cuidado si decides realizar el ejercicio con un trauma. 

Anotando con cautela todo lo que pasó, podrás tener una perspectiva más clara y quizás sacar un mejor aprendizaje. O por el contrario, entender qué es lo que sucedió con mayor detalle y así dar con la respuesta a reacciones que hayan ocurrido después.

Repito, no es recomendable hacer esta técnica con traumas muy fuertes, pues en ese caso lo mejor es acudir a un profesional

Escribe en tu diario utilizando “prompts”

Esta es otra de mis técnicas favoritas porque se basa en hacer una serie de preguntas que debes responder con paciencia. Es la técnica que uso en las mañanas para así anotar intenciones del día.

Solo se basa en anotar una pregunta bastante precisa y clara, y de ahí responderla. Eso sí, no a juro tiene que ser preguntas estilo cómo y por qué, puede ser simplemente una explicación o definición. Te doy ejemplos:

  • Afirmaciones para el día
  • ¿Cómo te sientes en este momento?
  • Una frase para motivarte

Y así sucesivamente.

Ahora que ya sabes por qué es importante escribir nuestros pensamientos, y además tienes ejemplos de cómo podrías iniciar este ejercicio, te invito a ponerlo en práctica al menos una vez a la semana. Lo mejor es lograr hacerlo una vez al día, pero relax, que si deseas comenzar solo una vez a la semana está perfecto. 

Espero te animes, vale la pena cada palabra.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza