Consejos,  Mi Vida Como Emigrante

Así fue como hice mi mudanza en una pandemia

La desesperanza que ha traído el COVID-19 a todos es algo imposible de ocultar. Yo era parte de esa población deprimida y con pocas ganas de hacer cualquier cosa. Al igual que muchos, estaba paralizada laboralmente, sin ingresos estables y con un futuro incierto. Mis “resoluciones del 2020” las veía cada vez más lejanas. Una de las metas que más anhelaba era mudarme, pues no estaba en el mejor ambiente hogareño. A pesar de los obstáculos, pude realizar la mudanza en pandemia y así tachar de mi lista algo que tanto quería. Por eso, vengo a contarte esta historia, para darte una esperanza y demostrarte que siempre se puede.

Puede que haya sido un plan de locura para muchos, ni se diga para varias personas cercanas a mi, pero la mayoría me dio apoyo y creo que eso es lo más importante. Quiero demostrarte que incluso si no tienes una ayuda directa en estos momentos, yo puedo serlo dándote en este blog post varios consejos en cuanto a independizarte, sea en plena pandemia, o más adelante. Sin importar los motivos, puedes recibir mucha información útil con lo que explicaré a continuación.

Sé realista con tus expectativas y presupuesto

El presupuesto es lo fundamental al momento de hacer una mudanza o tener en mente una, sobre todo en pandemia. Primero que nada, mientras busques un depa o vivienda, no olvides ser realista acorde a lo que te dedicas y tus ingresos. Por más que sueñes vivir en la zona más costosa de la ciudad con mil y un beneficios y un flat de 200m2, piénsalo bien si tu ingreso roza salario mínimo. Sé que es tentador, pero a veces lo más sencillo es suficiente para vivir cómodamente. 

Recuerda que los precios aumentan un poco si el espacio está semi-amoblado.

Además del alquiler, establece el presupuesto del traslado (camión o carro de mudanza), de los implementos esenciales, del mercado que harás apenas te mudes, del primer mes de servicios y también de las compras urgentes que harás apenas llegues al nuevo hogar. Puede pasar que necesites comprar una mesa, almohadas, o incluso un microondas. Toma apunte de todo eso para que tengas una idea del total que tendrás que invertir y así no te quedes en 0. 

Algunas consideraciones antes de mudarte

Si todavía estás en búsqueda de tu vivienda soñada, toma en cuenta que en ciudades como Lima, el tráfico es espantoso, por lo que lo ideal sería que tu vivienda esté relativamente cercana a tu trabajo. Incluso si trabajas en San Isidro, no tienes que a juro vivir ahí, pues hay zonas más accesibles como Magdalena del Mar, Pueblo Libre y Lince que no te harían tanto martirio al momento de trasladarte. Esto, solo por mencionar un ejemplo. 

Muchas veces se tiene la idea de que las mejores viviendas solo están en los distritos más costosos, o que los precios más baratos solo se dan en ciertas zonas que pueden ser peligrosas. Lo cierto es que si bien esta es la percepción general, no siempre permanece igual, más aún si te das suficiente tiempo para buscar un espacio que se ajuste a lo que necesitas. Volviendo con mi ejemplo en Lima, esta provincia tiene 43 distritos, y al ser tan inmensa, ten por seguro que sí se puede encontrar algo cómodo y acogedor para ti.

La tranquilidad la puedes conseguir incluso en distritos que no son tan costosos.

Otro detalle que no debes pasar por alto es que ante la búsqueda de un depa ideal, no te debes limitar solo a páginas como OLX, Urbania, ADondeVivir, etc. También debes recorrer las calles de los lugares que has considerado para mudarte. Esos letreros en los edificios de “Alquiler” o “Compra” (dependiendo de lo que necesites) están justo para que los tomes en cuenta mientras haces tu búsqueda. En caso tal de que veas algo atractivo en algún portal inmobiliario, siempre contacta lo antes posible, incluso si no llegas a visitar el espacio, pues de esa forma ya puedes obtener toda la información y de ahí ir haciendo un listado de opciones.

En unas semanas estaré realizando otro artículo con mayor detalle de búsqueda de departamentos para que tengas otros consejos útiles sobre este tema.


Estos distritos son ideales para visitar Lima un fin de semana


La clave está en planificar

A pesar de que fue un poco repentino el hacer una mudanza en pandemia, debo advertir que la planificación siguió teniendo un papel muy importante. Sin importar si eres una persona organizada o no, planificar sigue siendo CLAVE para tener una mudanza exitosa. Te dejo algunos tips antes de iniciar todo el proceso:

  1. Haz un listado de todos los implementos que necesitarás para trasladar las cosas: cajas, cinta adhesiva, tijeras, etiquetas, etc.
  2. Haz un listado de todo lo que tienes separándolo por categorías como: ropa, zapatos, accesorios, utensilios de cocina, higiene personal, y así sucesivamente. De esta forma, evitarás tener todo de forma aleatoria en cajas, eso aumentaría la probabilidad de perder algo. 
  3. Establece un horario para dedicarlo solo a la mudanza. Si actualmente estás trabajando, entonces trata de armar un horario que no interrumpa tus horas laborales. Esto requiere tiempo, incluso si son unos días. Trata de armar la mudanza con al menos una semana mínimo de anticipación. 
  4. Prepara comidas rápidas y sencillas para estas fechas, de forma tal que evites siempre comer en la calle o pedir delivery.
  5. No te precipites y comprende que quizás por esos días tengas que sacrificar algunas cosas como hobbies o proyectos personales, pero vale la pena. 

Deja espacios a los imprevistos

Si hay algo que debes recordar es que incluso planeando con precaución, los imprevistos pueden surgir. Dale espacio a estos pequeños obstáculos, sobre todo en una mudanza en plena pandemia. Para ello, trata de ser muy flexible con los horarios y listados que armes, para que al momento de surgir algún imprevisto, no tengas más estrés del que ya de por sí hay con este tema. 

“Si tu mundo no te permite soñar, muévete a uno donde puedas hacerlo”

Billy Idol

Por mi lado, mi mayor imprevisto fue que en la misma semana en la que surgió la mudanza, también me reincorporé laboralmente. Por obvias razones, necesitaba también dedicarme al trabajo y no podía solo decir “oye, casualmente me voy a mudar, así que no podré trabajar esta semana”. Tenía que ingeniármelas con el horario de trabajo para poder a la vez tener tiempo organizando todo lo de la mudanza. 

Fue un reto mudarme mientras volvía a reincorporarme laboralmente.

Lo bueno en mi caso es que trabajo desde casa y no con horario fijo, sino como freelancer, y además me mudé con mi novio, por lo que ambos nos estuvimos apoyando en todo momento. Si en tu caso te toca una mudanza por tu cuenta, de todas formas deberías buscar un apoyo o alguien que te pueda dar una mano al momento de trasladar las cosas.

Una mudanza en pandemia algo precipitada

Si bien yo agradezco mucho haber pasado un par de años sin pagar alquiler y en mi segunda casa, ya era tiempo de encontrar mi propio espacio con mi pareja. El lugar en el que estaba le agradezco mucho, pero me limitaba una gran cantidad de cosas y a largo plazo, eso me hizo sentir incompleta y un poco infeliz. Por eso, ya desde hace meses estábamos buscando mudarnos.

Con el tema de la pandemia, obviamente eso se vio afectado. Estuve deprimida por varias semanas porque pensaba que ahora iba a ser imposible mudarnos y además iba a terminar grave en términos económicos. Aún así, pude hacer trabajos extra como freelancer que no me pagaron perfecto, pero fueron ingresos temporales. La principal ayuda fue de mi novio, no lo negaré, dado que él por años también ahorró bastante para cualquier emergencia. 

Decidimos no llevar nada pesado, aunque con pandemia es arriesgado comprar algo urgente como un colchón, pero no es imposible.

Fue así como durante la búsqueda, otra vez salió un anuncio de un alquiler en uno de los pocos edificios de los que ya estábamos enamorados desde hace meses. Llegamos a verlo un par de veces y tener contacto con 3 anuncios de alquiler, pero siempre lo alquilaban ante de que solicitáramos una visita. En esta oportunidad, a pesar de la pandemia, decidimos aceptar una visita tomando todas las precauciones necesarias para estar seguro de lo que hacíamos. Es muy arriesgado alquilar sin conocer el espacio, creo que es obligatorio que explores bien a donde te mudarás antes de tomar la decisión final.

Fue así como dimos con este minidepartamento tipo estudio muy lindo y acogedor. Además, venía semi-amoblado y con una vista muy cómoda, sobre todo por el silencio que rodea la zona. De esta forma, aceptamos el contrato y firmamos para así avanzar a lo más pesado que era la mudanza. 

Paranoias del COVID-19

Como dije antes, todo esto ha surgido como mudanza en pandemia por el COVID-19, por lo que si ya de por si es difícil, ten por seguro que con una cuarentena es aún más difícil. Al momento de hacer la visita teníamos nuestros implementos encima por si acaso (además de la mascarilla, alcohol en gel y un par de guantes). Es posible que hayan algunas personas haciendo visitas virtuales, pero en nuestro lado no fue posible y con honestidad preferíamos ir al lugar primero.


¿Qué enseñanzas nos está dejando el Coronavirus en Perú?


En el día de la mudanza, toma en cuenta que dependiendo del transporte que escojas, puede que te toque ir solo/a o de lo contrario que vayan separados en el automóvil debido a la medida de distanciamiento social –incluso si vives con la persona, lo que se me hace gracioso porque si tú tienes el virus, ya es obvio que se lo contagiaste a la otra persona– y que además, el conductor debe tener todos su papeles en regla y también tener su propio alcohol e implementos. 

Más allá de eso, trata de solo salir lo necesario antes de la mudanza para evitar mayor exposición, pues ese día es quizás el más arriesgado con este tema, pero que si tomas precauciones, no debería haber problema.

¿Cómo preparar las cajas y bolsas?

En cuanto al embalaje de lo que vayas a trasladar, necesitarás los implementos que ya mencioné anteriormente y clasificar bien todos tus artefactos. Antes de empezar a organizarlos, te recomiendo hacer un “decluttering”, es decir, una limpieza profunda de lo que tienes para que botes todo aquello que no te haga falta y más bien sea estorbo.

“Soltar cosas es aún más importante que añadirlas.

Marie Kondo

Luego de que ya tengas a la mano lo que vas a llevar a tu nuevo hogar, puedes comenzar a clasificarlo y siempre usando el empaque adecuado para preservarlo. La ropa es perfecta conservarla en bolsas porque es más sencillo acomodarla en camiones o automóviles de esta forma. Las cajas son ideales para implementos más pesados y frágiles, mientras las cierres bien con cinta adhesiva. No olvides utilizar periódico para envolver tazas, vasos de vidrio y similares.

Por último, identifica todo con etiquetas especiales o solo un papel y cinta. Trata de que estas etiquetas sean visibles para que no cueste conseguirlo cuando lleguen a tu nueva vivienda.

¿Qué tipo de transporte escojo para la mudanza?

Solo preservé los esenciales incluso en rutinas de higiene para no tener exceso de espacio en el carro de mudanza.

Un truco para ahorrar bastante con la mudanza, es estar seguro de qué tipo de transporte necesitas. Si tu mudanza es pequeña, al punto de que no llevarás ni siquiera un colchón o muebles grandes, bastará con un carro que sea espacioso. Por lo contrario, si tienes que llevar muebles pesados, es importante que contactes camiones de mudanza y que el presupuesto sea acorde a la distancia y a lo que llevas.

No olvides que si el conductor y/o sus ayudantes deciden trasladar muebles hasta tu departamento, y más si son por escaleras, tendrás que pagar más. Toma eso en consideración para tu presupuesto.

En una mudanza en pandemia, es importante conocer bien tu nueva vivienda

Antes del día tan esperado, sobre todo si es una mudanza en pandemia, revisa bien las medidas que están considerando en el lugar al que te mudarás. En donde vivo, no permiten el ingreso de delivery más allá de la entrada del edificio, pero los vigilantes están dispuestos a ayudarte. Esto es esencial para que no te lleves sorpresas el día de la mudanza, sobre todo con los muebles. 

Detalles como el espacio de los ascensores y de la puertas no se pueden pasar por alto para poder realizar tu proceso con éxito.

Conclusiones

Si algo aprendí de esta mudanza en pandemia, es que haberlo hecho fue todo un reto del que me siento orgullosa. Me demostró lo afortunada que soy de tener una pareja ideal para esto. De todas formas, sea en pareja, con amigos, familiares o incluso solo, mudarse es desafiante y muy placentero a la vez, sobre todo si es para independizarte. 

A pesar de que aún ni siquiera tengo mi cama “perfecta”, estoy tomando todo con calma.

Una vez que lo logras, solo te queda ir arreglando tu hogar poco a poco, sin precipitarse. En este blog te iré dando diferentes artículos con consejos para que puedas vivir tu mudanza con gusto y sin estrés. Pronto podrás recibir detalles sobre los arreglos convenientes en un espacio, sin importar que tan pequeño sea, y también cómo evitar perder la cabeza mientras organizas todo, incluso la limpieza. Es hora de poner manos a la obra con tu propio bienestar porque ten por seguro que podrás obtenerlo. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza